Dedicatoria:

Dedicado aos nenos e nenas do Colexio Público de Ponte Carreira (Frades) e aos da Escola do Vedral-Abellá, inspiradores e primeiros experimentadores de Chirlo Merlo. E a cantos nenos e nenas colaboredes con ilusión a dar nova vida a estas historias.

20/11/10

Canción-conto da letra "r": Manoliño e o seu tractor

Conto de presentación da letra "r":  Manoliño, co seu tractor, tiña asustados a todos os animaliños que vivían por aqueles lugares. Cando o Manoliño pasaba... Run, run, rrruuuunnnnnnn...
todos se agochaban nos seus recunchos ou fuxían a escape.
Un día, Manoliño atopou un ratiño agochado na raíz dun castiñeiro, tremendo...

[Podes ver a ilustración en cómic deste conto no Libro de Contos 1 e a motivación do conto na Guía Didáctica]

12/11/10

Im Memoriam: Joshua Mijares i Cibrián

Joshua, de pé e cun abrigo negro, nunha foto realizada no Monte Pedroso, no descanso dun curso de musicoterapia que impartiu en Santiago de Compostela.
Chéganos unha triste nova: finou en Valencia Joshua Mijares i Cibrián, profesora (especialista en Educación Especial no País Valenciá, titulada en Pedagoxía Terapéutica, especialista en Musicoterapia, Psicomotricista) que acometeu o delicado traballo de elaborar, de forma totalmente desinteresada, a fundamentación e deseño dos materiais de grafomotricidade de Chirlo Merlo. Sentimos profundamente a perda desta moi achegada compañeira, profesional comprometida e activista, que desenvolveu o seu labor en ámbitos moi diversos da educación, mesmo a atención educativa hospitalaria a nenos en unidades de oncoloxía.
Na súa lembranza, e cunha gratitude infinda, recollemos aquí un extracto do seu traballo Integración del niño y del adolescente oncológicos, texto publicado no Libro de ponencias de 10 Jornadas Internacionales de atención multidisciplinar al niño con cáncer (Valencia, 1993):
Os voy a contar mi historia. De cómo un día me ingresaron y dejé el colegio. De la soledad, el dolor, la rabia, la desorientación...; las transformaciones hasta de las caras de mis padres... De las caras nuevas que han ido apareciendo en mi vida, de artilugios desconocidos totalmente para mí, que hasta aquel momento sólo conocía los juguetes.
La monotonía... estoy parado, no puedo moverme, estoy atado a un gotero. Tengo miedo hasta de respirar, no sea que se salga... ¡Duele tanto al ponerlo! Anduvieron buscándome la vena. Yo no me había dado cuenta de que tenía venas hasta este momento. Además las hay buenas y malas, porque la enfermera ha dicho: ”¡tiene unas venas malísimas...!” Me paso el día durmiendo. A veces me hago el dormido para que no me toquen... Tengo miedo...
Me molestan los lloros de otros niños. Yo no lloro por fuera, pero lloro por dentro. Así nadie se entera y no vienen a ver que me pasa. No sé cuando saldré de aquí...
Creo que no volveré al colegio.